Taller de Redacción

Taller de Poesía

Diferentes Textos

Diferentes Textos

Análisis de la Noticia

 

Crónicas de la Ciudad

 

 

 

Lo que el Cuento se llevó...


POR JUAN CARLOS SANCHEZ

Capítulo 8

Al otro día los teléfonos empezaron a sonar, pero esta vez no fue para quedarse de ver.
-- Raúl : ¿qué paso carnal? ... te hablo para decirte que nos vamos a quedar tranquilos por el resto de la semana, ya que las clases en la universidad empiezan la otra semana. -- Lupe : si, además esta bien caliente el asunto, ya que está en las noticias la desaparición de este guey.
-- Raúl : bueno, luego nos vemos ... le voy a hablar a las rucas.

Posteriormente Raúl le habló a Raquel, y ésta estaba de acuerdo de no mover los frijoles hasta cuando éstos se cosan, le habló a Isabel y ella también estuvo de acuerdo, y le dijo a Raúl que ni siquiera habían encontrado el automóvil. Pareciera raro, pero México D.F. es una de las ciudades en que se puede desaparecer un automóvil sin rastro alguno, ya que cuenta con los magos e ilusionistas más grandes del mundo. La ciudad cuenta con más de cinco millones ... pero no de gente sino de automóviles.

Pero después que la semana transcurrió llegó el primer día de clases, Isabel faltó, y fue por algo muy interesante que pasó.
Isabel por su propia cuenta decidió deshacerse de la vecina de Raúl, ella fue a verla asegurándose que nadie la siguiera y nadie la viera en el edificio. Ni siquiera usó su carro, llevaba una vestimenta con la cual no sería reconocida a lo lejos y por supuesto ... sus guantes y sobre todo un plan.
Y esto sucedió :

Isabel tocando la puerta de la vecina.

-- Vecina : ¿si? ... diga quién es.
-- Isabel : yo soy señora ... la amiga de Raúl.
-- Vecina : permíteme un segundo, mi'ja.
-- Isabel : si señora.
-- Vecina : ¿cómo estás mi hija? ... pásate por favor, estás en tu humilde casa.
-- Isabel : hola señora, le traje unas galletas, ya sabe que la otra semana nos portamos muy mal, ni siquiera la dejamos dormir por nuestro relajo.
-- Vecina : no es para tanto mi hija, pero no te quedes allí ... pásate mi hija.
-- Isabel : también quería verla, ya que yo perdí a mi abuelita hace dos años y usted me recuerda mucho a ella.
-- Vecina : oh ¡ ¿si?... no me digas mi hija, pero siéntate ¿quieres un cafecito?.
-- Isabel : si señora, ¿no será mucha molestia?.
-- Vecina : claro que no mi hija, al contrario ... a mi nadie me visita, ya no tengo familia cerca de aquí.
-- Isabel : ¿y dónde está su familia?.
-- Vecina : todos mis hijos se casaron y se fueron a diferentes países, ya que aquí en México no pudieron salir adelante.
-- Isabel : ¿si? ... no me diga.
-- Vecina : bueno, espérame aquí ... voy a traer todo lo necesario para poder tomarnos un cafecito y comernos las galletas.
Regresó con una charola, con todo lo necesario para tomar café, y al decir todo era todo : café, café descafeinado, leche, crema en polvo y todas las diferentes clases de azúcar que hay en el mercado.
Isabel quería seguir su plan, ella pensaba envenenarla con veneno para ratas, pensando ponérselo en el café .... pero como ella había traído todos los ingredientes y tazas y platos para las galletas ¿qué otra excusa tenía que crear para que la vecina fuera otra vez a la cocina para que ella pudiera poner el veneno en el café de ella? ... y en eso se le ocurrió :

-- Isabel : señora ¿no tendrá miel de abeja?, ya sé que a lo mejor se escucha muy cursi pero me encanta el café con miel.
-- Vecina :si mi hija, la tengo en el gabinete de arriba ... dame un minuto, ahorita regreso.

Isabel en ese momento aprovechó para ponerle el veneno en el café, pero como estaba muy nerviosa le echó todo el veneno a su taza ... derramándose ... teniendo la taza más veneno que café.
Pero algo sucedió, cuando la vecina fue por la miel de abeja que estaba en el gabinete de arriba, tuvo que poner una silla para poder alcanzar ... pero al estirarse le faltó la respiración cayéndose de la silla, quebrándose la nuca y muriendo instantáneamente.

Al oir el ruido Isabel corrió a la cocina, vio lo que había pasado y salió corriendo de allí. Y en ese momento se sintió de lo peor ... ya que no se esperaba eso.

Capítulo 9

Al otro día de clases estaban Raúl, Raquel y Lupe en la cafetería, hablando acerca de Isabel, porque ella ni siquiera contestaba los teléfonos.
Y había faltado a clases, esto no era común en ella.
Pero Isabel llegó y se sentó con ellos .... y esto pasó :

-- Raquel : ¿pero dónde te habías metido mujer?.
-- Lupe : si, ya nos tenías preocupados, ni siquiera una llamada telefónica.
-- Raúl : ¿pero que te pasa? ¿porqué estás tan pálida?.
-- Isabel : fui a matar a la ruquita.

Y en eso el silencio se apoderó de ellos una vez más.

-- Lupe : (usando su inhalador para su asma) .. pero en realidad creo que si estás pero bien tocadota.

-- Raquel : no puedo creer lo que estoy escuchando.
-- Raúl : nos estás cotorreando, ¿verdad?.
-- Isabel : no .... para nada.
-- Raquel : pues explícate que pasó.
-- Lupe : no me digas que nos vamos a deshacer de otro paquete.
-- Isabel : está bien ... fui a matarla, pero no lo conseguí, pero la vieja está muerta y eso es lo que nos importa.
-- Raúl : dinos que hiciste, estás comprometiendo las cosas aún más, ya sabes que la herida de la semana pasada todavía no se ha sanado.

Isabel les contó con todos los detalles acerca de su plan, y de lo que había pasado en realidad.

-- Raquel : es pero bien estúpido, ahora tenemos que deshacernos de tu evidencia. -- Isabel : ¿para qué? ... si yo no la maté.
-- Lupe : no estamos hablando del cadáver, sino del veneno que aún está en la sala de la viejita.
-- Raúl : ¿qué tal si alguien la va a visitar?.
-- Isabel : no creo, ella me dijo que era muy rara la ocasión de que alguien la visitara.
-- Raquel : tenemos que ir acabando las clases.

Y acabando las clases se dirigieron al apartamento de la vecina de Raúl.
No había pasado ni una semana y ya estaban empezando los problemas. Y esto sucedió :

-- Lupe : mira ... hasta dejaste la puerta abierta, si fuera otro edificio en otra colonia ya le hubieran dado el atracón.
-- Isabel : no pensé ... sólo salí corriendo.
-- Raúl : ¿no crees que es demasiado obvia la cantidad de veneno que pusiste?.
-- Isabel : si creo que puse demasiado, estaba muy nerviosa ... no todos los días se asesina a una persona.
-- Raquel : ya dejen de hablar pendejadas, vamos a limpiar tus evidencias y vámonos de aquí.

Limpiaron todas las evidencias que pudieran involucrarlos, dejando el cadáver de la vecina y pretendiendo que nada hubiera sucedido.
La semana transcurrió, pero Isabel no era la misma y los demás pensaban que a lo mejor hasta podría echarlos de cabeza a ellos.
La policía descubrió el cadáver de la vecina, pero como había sido muerte natural, no hubo investigación que perseguir.

Capítulo 10

El siguiente lunes Isabel volvió a faltar, esto les puso los pelos de punta.…ya que se imaginaron que a lo mejor los había ido a delatar o había hecho alguna otra locura.
Saliendo de la universidad se dirigieron a la mansión de Isabel, ya que no cogía los teléfonos.

Llegando a la casa preguntaron a la sirvienta qué pasaba con Isabel, ella les dijo que la señorita Isabel había ido a su habitación y que quería que nadie la molestara ... ni siquiera el presidente de la república.
Ellos empezaron a convencer a la sirvienta de que los dejara pasar, ya que estaban muy preocupados por ella, el hecho que nunca faltaba a la escuela y de que se veía muy deprimida en la última semana.
Entonces la sirvienta dejó pasar a los jóvenes, después que éstos le rogaron.

Pero al entrar al cuarto de Isabel se llevarían una sorpresa muy desagradable. El silencio los volvió a envolver una vez más.
La encontraron colgada del techo, dándose cuenta que ella se había quitado su propia vida, eso los desconcertó mucho .... ya que siendo ella tan bonita y sobre todo tan inmensamente rica, había tomado una decisión así.

Lupe, usando su inhalador, sólo se sentó en la cama de Isabel.

-- Raquel : no puedo creer esto ¡ ... que se haya quitado su propia vida.
-- Raúl : me siento culpable ... creo que le afectó mucho el asunto que tuvimos.
-- Lupe : ¿ahora qué vamos a hacer?.
-- Raquel : pues nada ... somos sus amigos y tenemos que notificar a las autoridades .... y sobre todo a sus padres.
-- Raúl : creo que están en el extranjero ... de viaje de negocios.
-- Lupe : yo creo que la sirvienta tiene punto de contacto para una emergencia.

Llamaron a la policía para reportar el suicidio, y posteriormente a los padres de Isabel, esto les había provocado, sin menor duda, un cambio entre ellos ... ya que el hecho de haber perdido a Isabel era muy doloroso.
La policía llegó y empezó su trabajo, interrogando a cada uno de ellos y a la sirvienta, posteriormente a los padres de Isabel, que vendrían en el primer avión posible para la ciudad de México.

Todos se comportaron muy extraños en el velorio de Isabel, ya que también se sentían culpables ya que, como sabrán, no tenían su conciencia limpia y ni siquiera hablaban entre ellos ... al parecer ellos sentían más culpa de la muerte de Isabel que de ninguna otra cosa.
El funeral fue dos días después ... dándole el último adiós a la que había sido su mejor amiga por muchísimos años.

Capítulo 11

Pasaron los años y muchas cosas habían cambiado entre ellos, ya que habían terminado la universidad con las carreras profesionales que habían escogido
Y sobre todo el trabajo .. ya como adultos se separaron por primera vez en sus vidas.

Raquel no pudo tener suficiente palanca para entrar a trabajar a Televisa y realizar sus sueños como artista. Pero consiguió un trabajo en Guadalajara de meteoróloga; lo que realmente ella sabía de meteorología sólo eran las estaciones del año, también sabía si el día estaba soleado o era nublado o lluvioso. Con el poco de palanca que ella contaba y sobre todo su juventud (sin mencionar su cuerpazo) le dieron esa oportunidad, como dicen en México : pagó con cuerpomatic, sabiendo que la terminación atic significa "perdió sin darse cuenta" .... pero en otros diccionarios de lengua también se le da el término "hacerse pendeja", lo cual le daba oportunidad de salir en la televisión todos los días entre semana, a la hora del noticiero, y dar el estado del tiempo ... y lo más chistoso es que ella no tenía ninguna escuela o doctorado referente a meteorología, pero Raúl le había echado la mano también para que consiguiera la supuesta chamba.

Mientras tanto nuestro segundo protagonista, Raúl, como había nacido con un hueso en la mano se convirtió en senador y trabajaba en la cámara de diputados como él lo había planeado. Viviendo en el Distrito Federal, pero esta vez no más en su apartamento ... sino en una lujosa casa (por cierto pagada con nuestros impuestos) y teniendo un automóvil Lincoln (también regalado) con placas de diputado. Le iba muy bien, hasta guaruras tenía ahora, y seguía los pasos como cualquier buen ciudadano mexicano ... en otras palabras, los pasos que Raúl llevaba en su vida eran chuecos. Enfermándose también de depresión, por la vida que éste llevaba, pues la depresión es una enfermedad mucho muy común, pero el 80% de las personas que lo sufren no lo saben ... al menos Raúl si sabía y era tratado por especialistas. También, como cualquier típico macho mexicano, era alcohólico.

Nuestro amigo Lupe (que era becado) pudo terminar su carrera, pujando pero la terminó, él tenía la facilidad de manejar las computadoras y sobre todo conocimiento. Pudo buscarse y encontrar la chamba que éste tanto anhelaba por los últimos años, convirtiéndose en director de una cadena muy poderosa de hoteles extranjeros en México; vivía en Cancún pero constantemente estaba viajando, incluso algunas veces le tocaba salir al extranjero. Trabajó en lo que él realmente había estudiado, como director de empresas turísticas; tuvo suerte ... ya que el dueño de los hoteles no tenía familiares y le dieron el trabajo. Pues, como ya sabrán, nadie te deja operar una empresa en México si no eres familiar o tengas muchas palancas. Sabía que su suerte podría cambiar de un día a otro, ya que como dicen en México : su suerte estaba en la tablita. Le había asentado el trabajo a su salud, su asma y sus enfermedades respiratorias. No le iba tan mal ... seguía soltero, como Raúl, pero vivía con ilusiones, ya que la mayoría de mexicanos (sobre todo del DF.) viven de eso, ya que como dicen : soñar no cuesta nada.

Ellos, a pesar que ya no estaban juntos, se seguían comunicando constantemente y los dos, Raúl y Lupe, iban a visitar a Raquel de vez en cuando ... a pesar que los años ya habían pasado y que la tragedia de los quince años de Karina (era el nombre que ellos le habían puesto) ya había quedado atrás en el pasado, como dicen en México : borrón y cuenta nueva.

Un día, Lupe se encontraba en uno de los hoteles que él dirigía en la ciudad de Puerto Vallarta, se encontraba en su oficina como cualquier día de trabajo revisando su correo ... y en eso encontró un paquete chico, pero a él se le hizo muy sospechoso ya que después del loco que mataba gente con bombas por correo y el maniático que mandaba por correspondencia un mal virus (como el ántrax).

Además de todo eso, no tenía dirección de el remitente, sólo contaba con la estampa de donde provenía, viniendo éste nada menos que del Distrito Federal, de la delegación Coyoacán.

La dirección estaba como mal escrita, dando una primera impresión de que había sido escrita así a propósito ... para que Lupe no conociera la letra de este paquete o el que escribió la dirección en el paquete no tenía ni el tercer grado de primaria de educación. Por el momento no lo quiso abrir, porque pensó que si era una bomba a lo mejor se le acabaría la batería ... y si era el virus del ántrax se iba a echar a perder por no estar en refrigeración.
Lo dejó en su escritorio por varios días, después él llegaría a la conclusión que alguien le quería hacer daño, ya que sólo era un empleado más. Pero como dicen por ahí : "que la curiosidad mató al gato" ... lo abrió con mucha precaución, de todas maneras, y dándose cuenta que no era nada que le podría causar daño sino solamente era un audio cassette que alguien había grabado y no tenia título.

Consiguió una grabadora y se sentó en su oficina sirviéndose un trago de brandy o también muy conocido como una "cubita" ... ya que es parte de los viáticos del director del hotel.
Empezó a oír el audio cassette dándose cuenta que era una conversación, pero al transcurso de ella tuvo que utilizar su inhalador para su asma una vez más ...hasta se le olvidó la cuba.

Parando la grabación de la cinta y quitando el cassette de la grabadora, guardándoselo adentro de su saco, cerrando los ojos y poniéndose a pensar ... ya recapacitando le habló a su secretaria inmediatamente diciéndole :

" Señorita ... necesito que me haga una reservación de inmediato para salir a la ciudad de Guadalajara, asegúrese de conseguir un carro de renta y no importa si tengo que viajar en segunda clase en el avión ".

-- Secretaria : ¿y porqué tanta prisa, señor? , ¿ya se le olvidó que tiene que estar en Acapulco en cinco días para la convención hotelera que se lleva a cabo cada año?.

-- Lupe : ya sé, señorita ... esto es muy importante.
-- Secretaria : ahora mismo le consigo todo lo que usted necesita, señor.
-- Lupe : gracias, señorita. Oh ¡ ... también háblele a mi madre mañana por la tarde y dígale que no se me ha olvidado lo que le prometí.
-- Secretaria : sí, señor.

Mientras Lupe se preparaba para salir a Guadalajara, dirigiéndose a ver a Raquel sin la menor duda , Raúl al mismo tiempo también tenía los mismos planes de ir a ver a Raquel.

Raúl y Raquel ya se habían puesto de acuerdo para verse, pero Lupe no les comentó nada acerca de su visita; por lo que ellos no sabían que él también se dirigía para allá.

ESTA HISTORIA CONTINUARÁ……


«Back.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


«Back.