POESÍA EN TIEMPOS DE GUERRA


Por Betty Bretón y Gabriel Impaglione


Palabras Quebradas

Palabras quebradas
que apuntan el horizonte
de la espera

Fueron acribilladas,
convirtiéndose en cenizas
enterradas.

Formando remolinos
contusionados en los ojos
del poeta.

Mi voz se acerca
a la existencia de los vencidos;

aquellos que han caído
en su peregrinar a la tierra
prometida.

Y yo, soy el último grano
del desierto de la escritura.

Y me acerco al vergel alucinante
donde se encuentra el oasis
de la esperanza.

Mientras tenga una pluma
habrá una tormenta,
y renacerán aquellas palabras
muertas en el horizonte de la espera…

Betty Bretón
Abril de 2002

Absurdo

Absurda rodada
va moldeando
de la mano del artista
que empuja la piedra.

Deseando colocarla
en la cima del camino
más, cruel destino
que aprisiona

la existencia
envolviendo la mirada
del poeta en ausencia
de la razón.

¿ Para qué seguir luchando?
El fracaso se mide
por la cantidad
de cadáveres regados
en el campo de batalla.

Y el caminante,
regresa obligándose
a pisar las mismas huellas…

Betty Bretón
ABRIL DE 2002.

A la que perdió a su novio...

Una flor y un pájaro
errante
pongo hoy sobre sus
cenizas:
De repente el estallido
de los sentidos
y un olvido.
Me detengo a preguntar
por el que se ha ido:
Nadie sabe darme razón
de su ausencia
y me atrapan los gritos
de los que murieron.
Yo callo y espero,
por aquel que una vez fue
lo más importante en mi vida.

Niños

Niños del tercer mundo
que están dispuestos a morir
ya sea de hambre o de un estallido.
¿ Acaso importa su llanto?
¿ Acaso he visto sus rostros?
Su nombre no aparecerá
en la lista de los muertos,
porque sobre el papel
sólo se escribe el nombre
de los del primer mundo.
Las cenizas de sus huesos
flotarán en un aire de guerra,
arrastrados por el vacío,
serpenteando los océanos.
Sus olores quedarán sepultados
en las arenas del odio y de la
incomprensión;
la venganza los alcanzará
colgándolos con la soga
del destino en el árbol
de los innominados.
Sus cabellos se convertirán
en abono de batallas futuras,
todas impregnadas de terrorismo
y de contradicción.
Sus ojos se sellarán
para no ver la indiferencia
del mundo, y nosotros,
trataremos de ahogarnos
con la copa de sangre en los labios
y el ardor que clama
en nuestro interior
por ignorarlos.

Betty Bretón

Los Verdaderos Poetas

Los verdaderos poetas
viven condenados
a vivir la poesía
con cada día.

Se encuentran atrapados
en un laberinto de rimas,
latiendo con el ritmo
de sus vivencias.

Los verdaderos poetas
se encuentran sentenciados:
podrías verlos descalzos
pero nunca faltos de ideas.

Podrías verlos sin pan
en la boca, pero nunca
sin poesía en los labios.

A ellos les impresiona
tanto una gota de agua
como el estallido de una bomba.

Tanto el vuelo de un pájaro
como la muerte de un niño,
y su misión en la tierra
es gastar el tiempo
escribiendo poesía…

Betty Bretón

Para Castro

SI LA RELIGIÓN ES EL OPIO DE LOS PUEBLOS,
EL COMUNISMO NO LLEGÓ A SER NI ASPIRINA.

Comunidad que amarga
la existencia
entre los pobres del partido.

Proclama de una bandera
rasgada por un abismo.

Caída de un muro
que separaba los sentidos.

Te han dejado solo
y vencido.

La mano revolucionaria
se ha convertido en garra
que desgarra.

Ya no se necesita de tu apoyo
y tu desvelo.

El mundo sigue a flote
sin que tu mandes
el remolque prometido.

Y el opio de los pueblos
adormece a la aspirina
recetada en tus desvíos.

2 de mayo 2002.

Justicia

Soy la mujer de los ojos
vendados,
que camina con paso
seguro
y se estremece.

Sostengo en una mano
la balanza del mundo;
y con la otra,
el corazón extraído
de los olvidados.

7 de mayo de 2002
Premier de LA MUJER DEL PUEBLO.

26 de mayo

Calzo las sandalias
de los Afganos
y me cubro con
la túnica de Job.

Las injusticias caen
sobre mí como mares
de sangre hirviente
que me consume.

Y mi cuerpo se transforma:
los colmillos se vuelven
dientes
y las garras se hacen uñas.

Así sea lo último que haga,
defenderé a mis hijos
hasta la muerte.

Resistiré en este mundo
de porquería:
hasta el último
hálito beberé
de la corriente.

Betty Bretón

Junio 2002.

Humanidad Atea

Crecimiento de la discusión
sobre quién tiene la razón.

Consolación de la ocasión
del paso de los días.

En donde el único propósito
es el pasársela bien.

Los creyentes están divididos:

Hay creyentes creyentes
y creyentes cambiantes,

Al igual hay ateos
convencidos y titubeantes.

Es por eso que digo
que una cosa es la apariencia.

En este mundo frío
en donde reina la ciencia

cada vez se engrosan más
las filas de la humanidad atea.

B. Bretón.

Terrorismo y Paz

Terrorismo y paz:
faz de este mundo
sembrado de huesos,
carente de pan.

Terrorismo y paz:
tenaz historia
suspenso profundo
generando el mal.

La sangre del vino
el pan de los pobres
el pez de esperanza
y el sermón llegará.

Terrorismo insano
cubierta de lepra
de la humanidad.

Betty Bretón.

Junio de 2002.

Vientos Modernos

Vientos modernos
que iniciaron su baile
en el siglo que abre.

Soplan candentes
anunciando la muerte
de los danzantes.

Espíritus actuales
que marcan los destinos

Nos hacen protegernos
bajo el techo endeble
de un mundo que arde.

La furia dio inicio
y el pretexto es cualquiera
para destrozarse.

Quisiera tener la esperanza
de que puede cambiarse:

Por una humanidad nueva
llena de caminos por sembrarse.

Apagando el sonido
de un estallido que carcome
nuestros sentidos.

Rescatando la razón
y abriendo los ojos
a los vientos y a los vacíos.

No todo está perdido.

Junio 2002.

Bretón.

Soplos de Guerra

Soplos de guerra
que surcan mi rostro
y lo dejan marcado
para la eternidad.

El tiempo olvidado
ya no registra
los días de paz.

Las arenas se deslizan
en un aire bélico,
púrpura encendida,
chispazos caóticos,
cenizas y polución.

Soplos de guerra
exhalados de la boca
de la incomprensión.

La razón existe
pero de nada nos sirve hoy.

Soplos de guerra,
lacerando
el corazón.

Betty Bretón.

Junio 2002.

Piquitos

Jovencitos que se agachan,
asomándose al canal de la amargura:
sostienen en sus manos
una red para atrapar al universo.

Pero tan sólo consiguen la carne
de la que una vez fue rata o cucaracha:
y hasta hormigas ahogadas en sus
particulares tristezas…

Todo parece ser bueno para la cena,
en donde la etiqueta exige
los vestidos que el mundo ha tirado
en una manta de olvido.

Pequeños que abren la boca
buscando en la tierra
los huesos enterrados
de un caballo muerto.

Para chuparlos, callando
explicaciones y deseando
tener una buena digestión
de lo comido.

Su deseo los hace permanecer vivos,
vivos a toda costa, aunque su sufrir
es una especie de muerte adelantada.

Cubiertos por el mantón de la indigencia
y atrapados por el círculo del hambre,
con los pies tapizados de callosidades,
vienen atravesando los suburbios.

Al llegar al puerto, su piel se parte,
como si el viento la quisiera dañar,
y con la mirada al horizonte,
ven venir un barco que nunca llegará…

Esperanza

En vísperas de guerra y Navidad
sin decidir a cuál celebrar,
sostengo una estrella brillante
alejando a la orfandad.

Avecina el escenario crudo
tras el registro nuclear:
como una estela constante
que se genera en el mar.

Océano negro y podrido
mudo sonido de austeridad,
va cerniendo con sus pasos,
la marcha final.

La antorcha de luz se ha prendido
alejando a la oscuridad,
sembrando en los pueblos del mundo,
la semilla de la paz.

Bertha Sánchez.
Diciembre de 2002.

Esperanza II

Este año me ha tocado sufrir,
he madurado…
Soy una nueva persona,
con silencios mayores
y marcadas cicatrices.

El dolor y su huella
junto con el recuerdo
que se aleja
desterrando los deseos
y las promesas.

¿ Qué he hecho de mi vida?
Me pregunto, mientras me siento
bajo la sombra de la enredadera
que trepa al cielo:

Recogeré las flores marchitas
que tapizan el suelo de mi casa
y aspiraré el aroma de mis muertos.

Ahí permaneceré,
con las manos sujetas
al rostro
y con el rostro escondido.

Con las lágrimas pendientes
de caer, y con un suspiro…

Miraré hacia dentro y evitaré
preguntarme lo que tanto temo

¿ Acaso podemos decidir sobre nosotros?
Lo que pasa tiene que pasar
y lo que no pasa tiene que esperar por pasar.

Seguimos aferrados a construir castillos
de la suerte, pero no hay tal
¿ Cuánto tiempo más estaremos
petrificados por el temor de ser y no ser nada?

Más llega la navidad y renace la hierba;
frescura verde entre la nieve del mar.

Y seremos transformados
por la luz de la esperanza,
y seremos adornados
por vestidos de la paz.

Una paz que quedará impresa
en las hojas del árbol
de la prosperidad.

Así sea, pueblos de América
y del mundo, tengamos esperanza,
estemos en paz.

Betty Bretón

20 dic. 2002

Costas de Galicia

¿ Las dejarás entrar?
Son aves muertas
que flotan
sobre la superficie,
tiñendo de rojo
lo negro del mar.

Cinco aves muertas
adornan el océano;
sus blancos plumajes
se quieren asomar.

Galicia, tus costas
la muerte las acecha,
ya tocan a tu puerta
¿ Las dejarás entrar?
Betty Bretón

Enero 2003-01-20

El poder de las Naciones

Por el poder de las Naciones
que calculan el dominio
sobre los pueblos que aparecen
de antemano vencidos.

Hoy he colocado sobre la mesa
una moneda que apuesta
a la suerte roja o negra
de la humanidad sujeta.

Y la flecha se ha detenido
señalando lo esperado:
No hay en realidad aplazo
en el tiempo dividido.

Betty Bretón

Enero 2003-01-20

Poema en Rojo

(Poem in red)

Sangre lavada
con el dinero
de los extranjeros
que buscan
el brillo en los alientos
de aquellas mujeres,
de aquellos niños
que andan desnudos
pisando arenas.
Joyeros que compran
los ocasos de cada tarde
pagando en efectivo
el fulgor de los días.

Roja sonrisa
del cadáver
que terminan
por pintarle
los labios,
para que luzca bien.

Manzana blanca nievesca
que rueda mordida
vertiendo el veneno
que alguien le inyectó…
Cadena de alimentos
genéticamente mejorados,
resolución,
paso por la alfombra
que tapiza la falsa salida.

Agua que salpica la tina
donde alguien
ha dejado la vida.
Alucine de droga
que destruye los latidos
de su rojo corazón…

19 de enero de 2003

Betty Bretón

Hoy es día de votar

Es día en que se reúne el consejo
y ayer me han llamado:
Me sorprende su invitación a votar,
a mí, que soy gente del pueblo.
La prudencia, la razón, la armonía,
están en juego; Como en una mesa de azar.

He vacilado tanto por dentro,
pensando si debo o no declarar
por cual se inclina mi decisión.

Las manos me han temblado
al tomar la pluma que escribirá
el deseo interno de mi anhelo.

Mi voto es sí y es no:
Sí a lo que no pueda dañar,
no a lo que pueda dañar.

Parece todo tan confuso,
pero más claro no puede estar.
Como yo, la humanidad entera
se prepara para votar,
emitiendo desde el fondo
un deseo de justicia y paz.

13 de marzo de 2003

Sin anestesia,no,doctor

Gritos que desgarran el alma,
sangre que infesta las pupilas,
vómitos de rechazo…
Mutilación de plantas de los pies;
espinas clavadas en el pecho,
desprendimiento de la razón.
Locura de una voz atorada
a la mitad de la garganta.
No, sin anestesia no se opera,
sin anestesia no, doctor…

Bagdad, abril 2003.

Bertha Sánchez De la Cadena, writer. She was born in Mexico City in 1963.She has published in Magazines of France and Mexico. She participated in the Anthology, POETAS EN EL PAIS DE LAS NUBES, in November 2001. Today, she is publisher of the Internet page literana.com She has also published the book of poems AMOROSA LUCIDEZ, in Spain, in January 2003.
She wrote poems since she was eleven years old; her style has been changing, from the poetry of love to the poetry with a social contents.
She practices pediatrics and she has a close contact with children.

April 2003.

Poema del Niño producto de la guerra

Este es el poema del niño
sin piernas,
sin brazos,
sólo un túnel vacío
y un corazón que palpita
sin esperanza.

Con un destino que flota
en la incertidumbre
y una llamada
de un eco que se pierde
en el silencio.

La indiferencia lo mata
más que un arma,
y después de dormir,
sus ojos no se despiertan.

Se quedan callados,
confundios
en el espacio
de su espera;
angustia de pasos
que lo llevan
a despegar de sus labios
el llanto que nadie
habrá de escuchar.

Betty Bretón

JUNIO 2003.

CUANDO ELLOS DICEN AMERICA

Cuando ellos dicen América es distinto.
No es la América de Bolivar y San Martín,
de Martí, Sandino, Ernesto Che Guevara,
la bella de Zapata, de Prestes, de Mariáteguy,
la América de nuestros abuelos de los barcos,
la América raíz de nuestros pueblos originales.
Es distinto cuando ellos dicen América.
No es la América del Canto General,
la América que late Rulfo, Cortázar, Sabines,
Elvio Romero, Manuel del Cabral, Amado.

La América Nicanor Parra, Mario Benedetti,
la García Márquez, la Dalton, la Tuñón.
La América Quetzalcoatl, la Pachamama
América doncella y perfumada.
Cuando ellos dicen América dicen mío,
dicen expoliación y bala y artilugio,
cuando dicen América dicen patio trasero,
mercado de usados, plantío plástico.

Cuando ellos dicen América es distinto.
No suena a río, a domingo en la ribera,
a tréboles y albahaca o caserío, no dicen
andamio, futuro, pan, pizarra mágica
donde se desvelan las preguntas.
No dicen dignidad ni dicen patria.
Suena distinto. Dicen feudo, colonia,
títere, usura, muerte, dictadura, dicen
sucursales del imperialismo.

Cuando ellos dicen América es distinto.
América son ellos, el resto es baldío.
Les queda fuera del alcance de las manos,
de los mísiles y las naves espaciales
el solitario vuelo del cóndor,
la inexorable aurora donde anidan las palomas.

Gabriel Impaglione

COMUNICADO:...

La muerte del pequeño
Ahmed,
la de sus padres,
no fue asesinato.
La sóla llama de
estallido
que calcinó los huesos
hasta hacerlos ceniza
inhallable
no sirve como prueba del
delito.
Nadie escupió metralla sobre esa
casa.
Fue un daño colateral.
El Primer Mundo,
fraternalmente,
dará otra oportunidad
al joven marine.
Aquí
o en cualquier otra parte del
planeta.

Gabriel Impaglione

SELECCIÓN: AGOSTO DE 2003.
PARA LA REDACCIÓN DE LITERANA.

 



«Back.