MOMENTOS VESPERTINOS

AUTOR: FÉLIX PACHECO

I

Resplandor

Hola que no pudo llegar a romper el hielo
por miedo de estrellarse con tu mirada
Hola nunca emergido de mi ser océano
por no saber anclar en tu ser de arena

II

Tarde

Ahora estoy suturando las heridas
y anudando mis días a tu recuerdo
las cuerdas vocales se rompen
al gritar tu nombre como eco

Vuelan mis deseos entre tus sueños
al tratar de construir tus caricias,
despierto con humedad de cascada
y con olor a hierba: condición de tu perfume

Las promesas quedaron como espuma
tu sabor en la yema de mis dedos
y mariposas de pelusa vuelan por tu pecho
frente a las niñas de mis ojos viejos.

III

Promesa

Espera, quédate un momento
pues hoy de manera imperfecta
he de conjugar el dolor en un solo tiempo,
y en futuro, te seguiré queriendo

Estaré cruzando la línea de tu frontera
no importa el tamaño de las puntas
dejadas por los amos de la envidia
para que se claven, en el dorso de mi cuerpo

Haré hasta lo imposible
para mantener la fuerza que me exijas
no importa cuanto sudor me cueste
al final, mi sal, será tu propia sal

Y mi ayer, la cuna de nuestro mañana
inolvidable.

Saludos cerrando la noche

Perdurable

Puedo ser mejor amante que ayer
ya existen nuevas formulas para amar
y seguro estoy, de poder llevarte
gradualmente a los cuernos de la luna

Y a ras del cielo
donde nunca duermen las estrellas
cerrar el paréntesis del deseo
y caer rendido junto a ti
bajo tupida tormenta celestial

Ya el después, nada importará aquí en tierra
Finalmente yo sentí en mi piel
el delicado perfume de tu cuerpo y el rumor de tu boca
Lo que digan tus versos es intrascendente

Se sofocaran las llamas de angustia
cuando el viento de la noche
traiga hasta mi huerto el perfume
de la flor que llevas prendida bajo tu vientre

Ya si el tiempo se bifurca
y tú te quedas
dando vueltas con el segundero
No te apures,
en el cenit de la hora
…allí te espero

Saludo desde el forense

 


«Back

inicio