TALLER DE POESIA 2016


Taller de Poesía


La poesía se considera uno de los más bellos géneros literarios, siendo los otros la narrativa, el teatro, la novela y el ensayo. Dentro de las Bellas Artes, la poesía ocupa un lugar muy importante, ya que ha sido cultivada desde los inicios de todas las civilizaciones en el mundo entero.
Junto con otras artes, como la pintura y la escultura, en los datos registrados de cultura de los pueblos más antiguos, la poesía se ha desarrollado a la par, como forma intrínseca de los seres humanos para manifestarse y expresarse artísticamente.
En Europa y Occidente, la poesía tiene su propia historia, así también en los pueblos de meso América. Al principio se trataba de una tradición oral, que poco después o al mismo tiempo, se complementó con el uso de la música.
La mayoría de los libros de los pueblos antiguos están escritos utilizando no tan sólo las tradicionales formas de métrica en poesía, sino también con imágenes, metáforas y paradojas, todos, elementos poéticos.
De las agrupaciones humanas más remotas, se tienen datos que cultivaban el verso y en sí la poesía en forma de historias cantadas, verdaderas elegías, que usualmente contaban las historias de hazañas y proezas, de la guerra y las conquistas de las regiones.
También se desarrolló, aunque en forma menos importante, la poesía amorosa; así tenemos conocimiento de versos tan bellos como los escritos en el Cantar de los Cantares.
Así tenemos varios tipos de poesía dentro de la poesía misma: la poesía lírica, la poesía épica, la poesía amorosa, la poesía romántica, la poesía erótica. Estas divisiones se hacen con base a los temas utilizados, pero en cuanto a estructura, existen dos grandes grupos, la poesía métrica y el verso libre.
Dentro de la poesía métrica o con medida, tenemos diversos tipos de escritos literarios como son los sonetos, los cuartetos, las redondillas, las endechas, etc. Que tienen diferencias en cuanto al número de sílabas, estrofas y las formas de agruparlos y presentarlos.
En cuanto al verso libre, su nombre lo dice, hay permisividad tanto en los temas como en la forma de escribirlos, pero hay ciertas reglas: tiene que utilizarse palabras que nos construyan metáforas e imágenes, para poder separarla de los textos en prosa.
Además, es muy importante que también los escritos tengan ritmo, para poder ser considerados poesía.
Existe una forma intermedia de poesía, muy cultivada en la actualidad que es la PROSA POÉTICA, que consiste en historias plenas de imágenes y metáforas, lo que da al texto un carácter cien por ciento poético.
Así es que, desde las formas más primitivas, los escritos de los pueblos de la antigüedad, los oficios cultivados como el mester de clerecía o juglaría, y las historias bélicas de griegos y romanos, la poesía ha transitado de la mano de la propia historia de las civilizaciones.Por ello, más que un tema obligado, se antoja un interesante camino repleto de bellezas, iluminadas por imágenes y construidas por pilares que son las palabras.

Poesía Hindú


Orígenes de la Poesía

Los orígenes de la poesía se remontan a las culturas orientales. Dichos pueblos, tienen las primeras muestras de versos que se caracterizan por una gran riqueza de imágenes y un singular ritmo. La estructura de los versos orientales también es típica, y son famosos y conocidos en todo el mundo los tankas y los hai-kais, de los cuales hablaremos posteriormente al tocar la poesía japonesa en especial.
Esta forma de hacer poesía, es muy interesante, ya que es producto de un pueblo con una mentalidad y una concepción del mundo completamente distinta a la nuestra.
Haremos breve mención de la poesía china, japonesa, hindú, persa y hebrea, y para esquematizar con mayor precisión los temas a tratar, presentamos la siguiente tabla:
ORIGENES DE LA POESIA
POESÍA ORIENTAL
LUGAR SIGLOS LIBROS EXPONENTES
POESÍA CHINA CHINA XVIII a.c CHE KING CONFUCIO
POESIA JAPONESA JAPÓN VI d.c. TANKAS AKAHITO
POESÍA INDIA INDIA XIII d.c. RAMAYANA VALMIKI
POESÍA PERSA PERSIA 1190 RUBAYAT KHAYAM
POESÍA HEBREA ISRAEL XI a.c. SALMOS DAVID

 

Jardín Oriental


En la poesía china existen documentos tan antiguos que muestran escritos desde el siglo XVIII a.c. hasta el siglo XIV de nuestra era. Estos tres mil años de poesía se inician con poemas del “ Libro de las Odas “ cuya autoría se le adjudica a Che King, que son una colección de fragmentos poéticos, los cuales posteriormente fueron recopilados por Confucio en el siglo V a.c., en los llamados Cinco Libros Canónicos; recoge himnos antiguos, canciones y está dotado de fresca ingenuidad. Por ejemplo:
I.- Brilla el alba rosada sobre mi cabeza,
Pálidas, blancas flores de púrpura,
Azules y escarlatas.
Otro gran poeta chino fue Li Tai Po, quien vivió en el año 618 d.c. y perteneció a la dinastía TANG. Por ejemplo:
Me preguntáis por qué estoy aquí , en la montaña azul.
Yo no contesto, sonrió simplemente, en paz el corazón.
Caen las flores , corre el agua, todo se va sin dejar huella.
Este es mi universo, diferente al mundo de los hombres.

TABLA DE LA POESIA ESPAÑOLA


-ORIGENES Mester de Clerecía, Mester de Juglaría -SIGLO XIV  

Don JuanManuel, Arciprestede Hita, Canciller de Ayala -SIGLO XV

Marqus de Santillana,Juan de Mena, Jorge Manrique -SIGLO XVI

El Renacimiento  -SIGLO XVII  El Barroco -SIGLO XVIII 

Neoclasicismo,Prerromanticismo -SIGLO XIX  

Romanticismo , Realismo , Naturalismo  -SIGLO XX 

Generacin del 98 , Escritores entistas, ... 

RECOPILACION DE DATOS: MAESTRA SAFO DE LA CRUZ.
MAYO 2002

¿ QUÉ ES LA POESÍA?

POR EL MAESTRO EN POESÍA CÉSAR LUNA SOLAR.

Bodegón


Introducción: Dice un antiguo refrán: “De médico, poeta y loco, todos tenemos un poco”, y como esta afirmación es fruto de la experiencia humana, debemos admitir que es un adagio popular que tiene mucho de cierto. Médicos somos todos, no por el título académico, sino por una costumbre generalizada de aconsejar a nuestros semejantes, los remedios que han dado buenos resultados en nuestros padecimientos. Aunque no se nos pida la receta, recomendamos el uso de tal o cual medicamento: yerba o té, cuyas bondades aseguran el restablecimiento anhelado, recuperando con ello, nuestra salud. ¿ Poetas? Todos llevamos en el corazón estrofas aisladas de poemas que, en alguna ocasión, conmovieron nuestros más íntimos sentimientos: y se quedaron ahí, en la memoria, sin que muchas veces recordemos el nombre del poeta. Aunque ésta tendencia es común en la generalidad de las personas, también se acepta que, el poeta nace, no se hace. Mucha gente disfruta de la poesía, pero poca es la que siente como una necesidad interna el intentar incursionar en estos terrenos de la expresión literaria. ¿ Afición? Hay mucha, pero la musa de la poesía no se entrega tan fácilmente. Es esquiva, caprichosa e inexpugnable. Pero cuando se encuentra con seres humanos extraños, grandemente sensibles y a quienes muchos tildan de locos, entonces los abraza, los envuelve y se entrega toda entera. ¡ Ese, es un poeta! Muchos intentan escribir versos. Lo hacen con la convicción interna de que el Creador lo hizo poeta. Pero esto resulta ser una falacia, pues cuando toman la pluma y ante una hoja de papel en blanco, disponiéndose a crear un poema, tal vez inmortal, se encuentran con palabras vacías, carentes del fuego interior que incendia y que conmueve. Son como los aprendices de brujo, que en un intento audaz de emular a poetas consagrados, queman la varita mágica de la palabra¿ Podemos llamar poeta a este escritor incipiente? ¡Definitivamente no! El poeta lleva en su interior la materia prima básica que vislumbra una verdad, profunda e insospechada que se manifiesta en ideas originales, expresadas en un lenguaje personal. Lleva una verdad interior que brota libremente como el agua de un manantial. Discurre y llama a las cosas con un nuevo idioma y ríe y llora por algo que a los demás no les conmueve. Es un explorador de ideas y un constructor de sueños. Siente en su interior el fuego magnificado de sus emociones, y lo abrasa y lo incendia hasta convertirlo en cenizas. Y de este apagado rescoldo, vuelve a resurgir, en una nueva apariencia y con un distinto rostro, el ave Fénix del pensamiento. Pero el poeta es también fruto de su entorno. La época en que ocurre su nacimiento lo alimenta con sus propias raíces. Y esas influencias externas lo van moldeando, creando sus preferencias, que van de acuerdo con las modas y estilos de su generación. Sólo de cuando en cuando, surge un intempestivo renovador que, no conforme con los cánones establecidos, da paso a su propia creatividad, descubriendo nuevos caminos que incitan a la rebeldía de los estilos, para crear una nueva escuela, fundada en sus propias reglas, establecidas en un nuevo manifiesto. La poesía, como brazo vigoroso de la actividad artística, ha sido constantemente recreada. Oleadas de poetas con su lábaro representativo de la facción que los alinea, construyen su poesía bajo las reglas de su escuela. Tienden definitivamente al rechazo de las viejas corrientes que les antecedieron. Muchas veces su radicalismo es totalmente destructivo. No hay espíritu conciliador que atempere el respeto a las reglas que le dan belleza y lucidez. Rompen las estructuras para arrojarse a las aguas desconocidas, siguiendo solamente su curiosidad irresponsable. Los nuevos descubrimientos en los campos de la búsqueda, han realizado cambios determinantes de la expresión y el lenguaje. Además, el entorno psicológico y la comunicación, cada vez más rápida de nuestra época, han contribuido a derribar fronteras, y los reductos nacionales se han abierto a los gustos, cada vez más uniformes de la globalización. El descubrimiento del inconsciente en las teorías Freudianas, revolucionó el arte a través del surrealismo; corriente que decidió liberar las pasiones reprimidas, los anhelos insatisfechos y los odios ocultos. Estas formas del pensamiento, vergonzosas e incoherentes, sepultadas por nuestra voluntad en el fondo del alma humana, encontraron una nueva fuente de inspiración poética. Fue como el descubrimiento de aquel nuevo mundo desconocido antes de 1492. Y la avalancha de gamusinos en busca de nuevos tesoros, inundó todos los quehaceres humanos, y el arte, también volvió sus ojos hacia estos nuevos horizontes. Hoy la poesía tiene un nuevo ropaje: menos hermoso, pero con mayor veracidad. Se reconocen las perversidades humanas, sin pretender ocultarlas. Se habla un lenguaje más real, menos ficticio, aunque menos bello; porque el hombre no quiere más soñar con la absurda fantasía de que la maldad y la fealdad no existen. Antes, un poema no usaba palabras obscenas. Las excluía de su vocabulario por el miedo de suscitar reacciones escandalosas en la sociedad. Pero el poeta, en un riesgo imprevisto, se atrevió a pronunciarlas, y la poesía cambió ahuyentando el rubor de sus mejillas, expresando su verdad sin represiones. De Rubén Darío a Octavio Paz hay una distancia de muchos años-luz. Esa expresión vigorosa, exquisita y elegante del Modernismo, ha sido sustituida por un verso radical, abierto, realista y desvergonzado. Ya nada está vedado para incursionar en él y los caminos están abiertos: las reglas se han hecho a un lado en una libertad absoluta para elaborar el poema. La puntuación que, como elemento regulador del ritmo, ya no permite la melodía del verso y ha completado esta hecatombe ¿ Qué ha quedado de la poesía? Sólo el nombre. La idea se viste de ambigüedad interpretativa: el tema se vuelve un campo de batalla donde sólo han quedado los despojos del acto bárbaro del hombre. ¿ Qué vendrá después de este caos primitivo permitido? Tal vez un retorno al clasicismo, aquellos tiempos en los que la individualidad del hombre prevalecía en la Grecia Antigua. Después del verso rimado, adornado con el ritmo y embellecido por la rima, se ha sustituido por el verso llamado blanco, totalmente conceptual, libre de estructura, a veces estructurado en una nervadura temática central, pero muchas veces deshilvanado, con metáforas audaces, erotismo totalmente explícito, abierto a la imprevista movilidad del pensamiento, asaltado por la inesperada presencia del tormentoso inconsciente, ha dado como resultado, que la poesía esté sometida a baratas comerciales, que tratan de rebajar los precios para que puedan alcanzarla toda clase de compradores de gangas estacionales. Pese a este panorama de doloroso aspecto, la poesía moderna tiene amplias posibilidades de permitir la realización de obras magistrales. Las condiciones vienen dadas por la misma razón de la poesía. Básicamente, debe ser despojada de los velos de la ambigüedad. Ya de por sí, la metáfora, elemento creador que embellece el poema, tiene cierta veladura que resulta disimulo elegante que cubre descarnadas desnudeces, sumado al concepto personal y emotivo del poeta, tienden a desdibujar en el misterio al lenguaje. Un ritmo más libertario que siga permitiendo una música de fondo, como un murmullo o un eco lejano y una continuidad como espina dorsal del poema, pueden seguir siendo suficientes atributos para otorgarle a la poesía, esa atmósfera de belleza que debe poseer el verso que agrade y emocione. Y con todo esto de lo que hemos hablado en esta introducción a la poesía, es en sí la tarea del poeta. Aunque no rechazamos la idea de la singularidad del poeta como un ser poseído de este don extraordinario, existe también un trabajo complementario para consolidar al creador de la poesía. El poeta es un artesano que debe tener cualidades para ejercer en forma óptima su oficio. El trabajo cotidiano le va dando experiencia, pero esta condición se sistematiza a través de una labor de aprendizaje, para conocer COMO LOGRAN LOS GRANDES POETAS LA PERFECCION DE SU TRABAJO. Los talleres de la modernidad han logrado complementar estos logros. Toda persona deseosa de incursionar en este terreno, puede llegar a ser poeta, incluyendo su capacidad innata de serlo. Si no tiene un don eminentemente claro, basta que esté dotado de imaginación y sensibilidad. Con estos sencillos elementos, se puede lograr un resultado, aunque no óptimo, sí suficiente para realizar trabajos satisfactorios. A continuación, y mediante entregas, empezaremos a desarrollar un estudio sencillo de la poesía, analizando los elementos constitutivos de su naturaleza.

MAESTRO CÉSAR LUNA SOLAR.
Mayo 2002.

INSTRUCTIVO PARA SER POETA DECIMERO

POR PANCHO CAMACHO( Decimero Chilango).

INTRODUCCIÓN

La décima, también llamada espinela, es una forma de hacer poesía que se originó
a fines del siglo XVI en España, a nuestro país llega con la conquista,
se arraigó y difundió con tal fuerza en el pueblo del todo nuestro país,
que sucede un fenómeno extraño:
en España ya no la usan los poetas populares, mientras que en México
y toda Latinoamérica se continua empleando.

En el siglo IX y principios del XX, era común que junto con el corrido,
se hacían composiciones en décima para difundir las noticias,
se acostumbraba imprimirlas en hojas y que el vendedor de estas las cantara o recitara para promoverlas.

En Veracruz, Michoacán y San Luis Potosí, la décima se sigue utilizando como una
herramienta para la expresión popular, incluso, hay personas tan hábiles,
que pueden construir composiciones en décimas sin necesidad de escribirlas.
Como es una tradición mexicana, es necesario mantenerla viva aprendiendo a escribir este tipo de estrofas,
es decir que cada vez que se escribe una décima se le da vigencia a la tradición.

Como es la décima

Esta forma de poesía popular ampliamente difundida en México,
consta de estrofas de 10 líneas, como la que se presenta a continuación:

1 Algún intelectual poeta A
2 nos dice sobre la décima: B
3 !ya está superada!, !es pésima!, B
4 al igual que la cajeta A
5 fácil se hace con receta. A
6 Ahí yo digo está el meollo C
7 de que siempre esté en el ojo C
8 del artista popular. D
9 Sus reglas te voy de dar D
10 pa'que viva con tu apoyo. C

Para facilitar su aprendizaje, se agregó una columna a la izquierda en la que se
numeran los versos, y a la derecha las letras indican el orden de las rimas,
las cuales se subrayaron.

De los Versos

Cada una de las líneas o renglones que integran la estrofa presentada es un verso,
que en décima deben estar formados por ocho sílabas, al examinar el primero se tiene:

Al/gún/ in/te/lec/tual/ poe/ta
1 2 3 4 5 6 7 8

Para contar de las sílabas hay reglas que veremos enseguida.

Vocales Contiguas

Cuando una palabra terminada en sonido de vocal es seguida por sonido de vocal,
las sílabas correspondientes pueden tomar como una sola,
esta unión se conoce como sinalefa:

fá/cil/ se-ha/ce/ con/ re/ce/ta
1 2 3 4 5 6 7 8

También se les puede tomar como dos sílabas si se siente, o más bien se oye,
que se pronuncian en dos emisiones de voz, esto se va descubriendo con la experiencia

Acentos en las palabras

Todas las palabras tienen un lugar donde la pronunciación es más fuerte,
aunque no siempre se tenga que escribir el acento,
en Papa (la que se come) se pronuncia acentuada la primera sílaba,
mientras que Papá (el padre) se acentúa la última.

Ultimo Acento

La localización del acento de la ultima palabra de un verso,
es muy importante para determinar la cantidad de sílabas, de acuerdo con lo siguiente:

Acento Agudo: por su ubicación en la ultima sílaba, hace que esta valga por dos,
el octavo y el noveno verso de la décima presentada tienen por tanto el equivalente a ocho sílabas:

del/ ar/tis/ta/ po/pu/lar Sus/ re/glas/ te/ voy/ a/ dar
1 2 3 4 5 6 7 + 1 1 2 3 4 5 6 7 + 1

Acento Grave: por su localización en la penúltima sílaba, el número de sílabas es el que
se tiene en el verso, como ocurre en el cuarto de la décima presentada:

al/ i/gual/ que/ la/ ca/je/ta
1 2 3 4 5 6 7 8

Acento Esdrújulo: por estar en la antepenúltima sílaba, hace que se tenga que restar
una sílaba a la longitud del verso, esto ocurre con la segunda
y tercera línea de la estrofa presentada:

nos/ di/ce/ so/bre/ la/ dé/ci/ma
1 2 3 4 5 6 7 8 9 - 1

!ya-es/tá/ su/pe/ra/da!-!es/ pé/si/ma!
1 2 3 4 5 6 7 8 9 - 1

Rima

Consiste en que al final de los versos se tengan sonidos similares a partir del acento
que se pronuncie de la última palabra, se tienen dos casos usados en la poesía popular:

Rima Consonante: todas las letras de la última palabra deben ser iguales a partir del acento:

domingo/ Xilotzingo/ respingo,
falto/ alto, Manto /Santo/ Tanto.

Rima Asonante: solo las vocales de la última palabra deben ser iguales a partir del acento:

Pancho/Camacho, Naucalpan/ Paseaba/, Cuerda/Buena/ Acerca.

En la décima generalmente las rimas son consonantes, las asonantes
sólo se emplean cuando es difícil encontrar consonantes de una palabra,
o cuando estas producen oraciones que carecen de sentido.
El sexto y el séptimo versos de la décima presentada tienen rima asonante entre sí: meollo/ojo.

Organización de Rimas

En la estrofa que aparece al principio, se simbolizo cada rima con una letra mayúscula,
así se tiene que el primer verso tiene la misma terminación que el cuarto
y el quinto. En décima tradicional las rimas de los versos se acomodan así:
A B B A A C C D D C.
Memorizar este orden permite la improvisación de estrofas,
"componer al aire", sin necesidad de escribir.

Bibliografía

Vicente T. Mendoza. 1957. Glosas y Décimas de México. Fondo de Cultura Económica;

Letras Mexicanas No. 32. México. 371 p.

Taller de Poesía II Parte


ESCUELAS DE POESIA

EL ROMANTICISMO


La poesía, con el correr del tiempo, ha sufrido profundas transformaciones: Como actitud vital del pensamiento humano, estuvo expuesta constantemente a los fenómenos sociológicos de cada época, de cada país y de cada moda. Esto es congruente con la actitud de lucha de los grupos sociales inconformes con la repartición de privilegios y de beneficios económicos en los distintos estratos de la sociedad humana. Guerras y rebeliones han manchado de sangre la historia de todos los tiempos, porque en la satisfacción de los grupos victoriosos, siempre ha quedado sometido el rencor y la impaciencia de los derrotados. Las épocas de reacomodo, aparentemente tranquilas y pacíficas, han gestado proclamas y revoluciones en contra del “stablishment” adoptado en las reglas de convivencia. Estos lapsos de calma aparente, han ocultado la efervescencia en la literatura de todos los pueblos. A los vencidos, no les ha quedado más que la fuerza de la palabra, chispa inicial de futuras confrontaciones. La represión soportada en tiempos más o menos largos, es generadora de rechazos viscerales en contra de reglas primitivas. Cuando el único camino de los sometimientos injustos, obliga a recurrir al poder tumultuario de las masas, la ruptura de rechazo es generalmente aniquiladora. Nada de lo humanamente justo se le permite formar parte de los cimientos de un ordenamiento reinvindicador que enriquezca los postulados de la revolución; y siempre aparece un líder que encabeza la lucha por la ruptura, lo que dará curso a nuevos puntos de vista frecuentemente opuestos a lo que esta renovación apoya. Lo mismo sucede en las artes, donde la literatura es un importante elemento de transformación y cambio. Nos hemos propuesto seguir, en forma rápida pero esclarecedora, la evolución sufrida por la poesía en lo que se ha conocido como “Escuelas Poéticas”. México tuvo antecedentes literarios antes de haber sucumbido ante el poder Español, del que recogió su idioma y sus costumbres. Esa época prehispánica, llena de luchas internas por lograr una hegemonía y un equilibrio perdurables, llegó al fin a consolidar un imperio que asombró a los conquistadores. Esto permitió el desarrollo de las artes en el pensamiento y en la palabra. Sus formas expresivas apoyadas en idiomas que alcanzaron un desarrollo importante, permitieron crear obras de intenso contenido poético. Junto con los códices históricos, aparecieron poemas estructurados con la musicalidad de idiomas ricos en formas expresivas. Además, con las ventajas del desarrollo que les ofrecían múltiples fuentes de riqueza, permitieron que la tranquilidad en la abundancia, propiciara el cultivo de una poesía épica que estuvo orientada por un sentimiento común de identidad. La narrativa de sus conquistas y la exaltación de sus héroes y paladines, conjugaron el orgullo y el sentimiento de su propia grandeza. Pero conquistada la nación por una potencia europea, que buscaba añadir a su imperio a un pueblo aparentemente primitivo, se tuvo que someter a las ideas actuales de la metrópoli. En ese momento, España vivía el siglo de oro del renacimiento y su literatura, apoyada en su propio idioma, dio el salto a través del océano para que su semilla empezara a germinar en las tierras vírgenes de América. Durante los siglos XVI del Renacimiento y XVII del Barroco, México no era sino una nueva nación en gestación. El mestizaje aún no se consolidaba, pero ya empezaba a aparecer la señal de la individualidad, por las voces originales que asomaban como las primeras burbujas de un crisol en ebullición. El Barroco, cuya etimología algunos atribuyen a la denominación de los silogismos de la lógica, y otros la señalan como una expresión portuguesa que significa perla irregular, es un estilo que surge inmediatamente después del Renacimiento, época de un nuevo auge del esplendor del clasicismo griego. Esta corriente representa, a primera vista, un cambio radical después de la aparición de ese espíritu renovador que removió el pasado, la gloriosa individualidad del pueblo griego. El Barroco tiene como base, la desconfianza y el pesimismo. El mundo no tiene un valor práctico: la vida es siempre una realidad frustrante de derrotas y contradicciones que al final terminan con la absurda verdad de la muerte, desalentadora de todo esfuerzo y ambición por logros inmediatos. El Barroco, en la literatura, se manifestó en dos corrientes: Culteranismo y Conceptismo. Sus exponentes más importantes fueron, para el primero: LUIS DE ARGOTE Y GÓNGORA; y para el segundo: DON FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS. Estos poetas españoles, que todo el mundo recuerda, fueron sin lugar a dudas, dos enormes cúspides de la literatura española. México también tuvo dos grandes colosos que fueron: SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ Y JUAN RUÍZ DE ALARCÓN. La poesía en el virreinato al inicio del siglo XVII, se vio marcada por un cambio político muy importante que se dio en España. Había pasado dos siglos de gobierno por monarcas de la casa de Austria que mostraban una firme decadencia, interrumpida brevemente por la figura de Carlos III, quien se preocupó por modernizar al viejo Madrid, ciudad de contraste ante las modernas metrópolis de Europa. Al iniciarse 1700, la dinastía borbónica, inició profundas modificaciones tanto en la misma España como en las ciudades más importantes de sus colonias de ultramar. En México, las clases sociales estaban muy marcadas: existía una alta jerarquía representante de la monarquía, la Iglesia y los nobles nacidos en España. En niveles inferiores la población criolla estaba en constante pugna con los niveles del poder en una continua lucha por ser reconocidos; luego, se agrupaba el mestizaje que soportaba su exclusión de cualquier decisión que privilegiara a los demás estratos sociales. Finalmente, los indios y demás grupos raciales inferiores, sobre cuyos hombros descansaba cualquier trabajo productivo. En esta realidad aún no identificada como nación, la vida cotidiana no permitía la aparición de una vida cultural incipiente y propicia para las recreaciones del espíritu. Pero en Europa, aparece una corriente filosófica, que sobreponiéndose a la escuela barroca, empieza a extenderse como un nuevo exponente del cambio: se le conoció con el nombre de la Ilustración. Una frase del filosofo Emmanuel Kant, prendió la inquietud por salir de una etapa de adormecimiento del espíritu humano, esta frase, acicate directo hacia el pensamiento, repetía: “ Ten el valor de servirle a tu propia razón”. Esto significaba un rechazo a una autoridad apoyada en la tradición, incapaz de increpar a los criterios inamovibles adquiridos del pasado y perpetuados en la historia y la tradición de los pueblos, que había terminado por sepultar el espíritu libertario de avance hacia una vida de progreso y superación. El resultado fue una rebelión en contra de la Iglesia y el propio Estado. En principio, se pidió una separación de ambas autoridades, limitando el poder eclesiástico a su principal objetivo netamente espiritual. Solo el estado debería ejercer el poder temporal limitando de esta forma el poder de la Iglesia. En el aspecto artístico, La ILUSTRACIÓN recogió el movimiento estético conocido como Neoclasicismo que no fue otra cosa sino el retorno al arte clásico grecolatino. Con la razón como fuerza reguladora del pensamiento, se inició una época de investigación y de búsqueda de la verdad, encerrada en toda actividad humana. En México, el panorama literario continuó siendo barroco hasta mediados del siglo XVIII. Aunque se crearon obras menores, la poesía continuó arrastrando los defectos del barroco. Pero a partir de la segunda mitad del siglo, vino una destacada influencia humanista, iniciada por los jesuitas, quienes dedicaron amplios estudios científicos que ayudaron a la medicina, la arquitectura y la botánica. Desde los terrenos de la filosofía, el pensamiento grecolatino aumentó su influencia considerablemente. En la literatura se dio mayor importancia a la prosa que a la poesía, ésta última había terminado por ser simple, con marcada aproximación a la prosa, sin ninguna característica renovadora. Aparecieron sátiras y poemas aludiendo a los sucesos cotidianos. Lo popular adquirió importancia sobresaliente. En el grupo de historiadores hay que mencionar a FRANCISCO ALEGRE y ANDRÉS CALVO. Los poetas más notables no llegaron a trascender su siglo y se limitaron a continuar la tradición poética, sin ningún brote de singularidad. Diego José Abad, Rafael Landívar, Manuel Martínez Navarrete y Eusebio Vela. Fuera de estos pocos literatos e historiadores, sólo Francisco Javier Clavijero y Joaquín Fernández de Lizarde, fueron los únicos cuya obra fue más allá de lo cotidiano. El primero, como religioso de la Compañía de Jesús, tuvo que salir de su Patria con el decreto de expulsión de los jesuitas de España y de todas sus colonias. Fue un defensor notable de la época prehispánica a la que consagró la mayoría de su producción histórica y literaria. Joaquín Fernández de Lizarde, fue, a diferencia del anterior, un hombre de pensamiento y anhelos literarios y de justicia con el pueblo. Fundó el periódico “El Pensador Mexicano”, sobrenombre por el que fue conocido desde su nacimiento hasta su muerte. Su obra se extiende desde la poesía hasta el teatro y la novela. Sus fábulas poéticas son 40 en total y se publicaron hasta 1817. La novela fue lo que le aportó mayor trascendencia con EL PERIQUILLO SARNIENTO publicada en 1816, cuyo tema revive la intención de la novela picaresca española. Con la independencia de México, en los inicios del siglo XIX y la firma del plan de Iguala en 1821, el país adoptó como forma de gobierno la monarquía, coronando a Don Agustín de Iturbide, secundado esto por una guerra en la cual México perdió más de la mitad de su territorio en la guerra con el vecino país del norte. En este periodo de humillación para el país, llega la corriente romántica, cuyos inicios se dieron en Europa con la literatura de Rousseau, Lamartine y Chateaubriand en Francia, y Thomas Gray y Lord Byron en Inglaterra. Sin embargo, el Romanticismo no se inició en México como tal sino hasta 1820 con José María Heredia, nacido en Cuba, pero radicado permanentemente aquí. Las odas “En el Teocalli de Cholula” “ Al Niágara” y “El Himno del Desterrado” mostraron la pauta hacia un nuevo camino a seguir. La palabra ROMÁNTICO tiene su origen en el término novelesco ROMANTIQUE creado por el escritor francés Stendhal. En realidad, el romanticismo tuvo su origen en Alemania y de ahí se extendió a toda Europa. Sus características son: un subjetivismo fundamental que convierte al poeta en el promotor del texto literario. Sus pasiones e intereses se enfrentan al estímulo exterior en una comparación con lo que anhela y lo que obtiene de la realidad. Este choque origina desilusiones, melancolía, tristeza y depresiones suicidas. Su sensibilidad a los fenómenos naturales y a la soledad nocturna lo aferran a tocar los límites de la vida y a soñar con un venturoso tránsito a la muerte. Evaden la realidad como un rechazo a lo que les produce tristeza y evocan la fantasía y la leyenda que colman de falsas realidades al pensamiento. Desean soñar con aquello que anhelan, trayendo a su imaginación épocas anteriormente vividas, exentas de problemas y amarguras. El amor patrio sufre una exaltación desmedida, convirtiéndose en nacionalismo evocador de los paisajes que los han cobijado desde su tierna infancia. Al mismo tiempo, cantan sus más elocuentes poemas a los héroes y los elevan como monumentos equiparables a los santos. Los poemas épicos y las Elegías dolorosas, tienden a estimular el llanto y la tristeza. Finalmente, muestran un rechazo visceral al Neoclasicismo, que somete a la literatura a reglas estrictas de elaboración de la poesía. En México, el romanticismo estimuló la creación de círculos literarios como la Academia de Letras, en 1836 y el Liceo Hidalgo en 1850. En el primero, surgieron personajes como José María Lacunza, su fundador, junto con Guillermo Prieto, Manuel Carpio, Andrés Quintana Roo, José Joaquín Pesado, Ignacio Ramírez y Fernando Calderón. La segunda generación de los románticos se reunió en el Liceo Hidalgo y agrupó a Ignacio Manuel Altamirano, Manuel Acuña y a Manuel M. Flores. En Argentina, sobresalió José Hernández con su grandioso poema Martín Fierro. Pero en la segunda mitad del siglo XIX, dio un giro importante la poesía romántica, ya que, por la exageración de su postura, hubo un cambio notable, centralizando más el tono y apartándose de una tendencia demasiado idealista. A este nuevo rumbo se le llamó REALISMO. Esta postura fue adoptada siguiendo dos vertientes: en la primera, llamada Costumbrismo, Honorato de Balzac, Charles Dickens y Benito Pérez Galdós, fueron sus más exitosos representantes. En la segunda, acercándose más a las ideas filosóficas que intentaban estudiar en forma más científica el comportamiento humano, sobresalió la voz de Emilio Zolá a cuya obra se le dio el nominativo de científico-experimental y se le conoció como NATURALISMO. Este manifiesto literario apareció en su famoso libro: “Los Novelistas Naturalistas”. La influencia del POSITIVISMO, creado por Augusto Comte y que lanza un ultimatum expresado en la idea de que solo la ciencia tiene la guía para encausar la vida del hombre; aunada al materialismo y el determinismo filosófico que aceptan la influencia de los factores externos y por último, la implantación del método experimental esgrimido por Claudio Bernard, englobaron esa nueva faceta romántica que fue dándole aspectos novedosos, recreando el antiguo modelo romántico idealista y encontrando fuerzas convincentes en estos nuevos puntos de vista. Pero dentro de este modelo constantemente cambiante, aparece en América, otra revolución nacida de un deseo natural de emancipación del yugo europeo y en especial, ante la visible decadencia de la literatura en España. Seguía el realismo como último vestigio del romanticismo decadente que estaba inmovilizando a la poesía con una métrica rígida y con modelos poéticos gastados y repetitivos. Un cubano: José Martí, y un mexicano: Manuel Gutiérrez Nájera, dan el primer paso hacia esta ruptura. Se empieza por liberar el patrón elemental de agrupamiento del poema, constituido por cuartetos y tercetos, en métricas de heptasílabos, octosílabos y undecasílabos, junto con los modelos forzosos de romanzas, madrigales, liras, etc. para escribir espacios a métricas de doce, trece, catorce y más, sin ninguna limitación, salvo no romper el ritmo. Esto es, se libera la simetría del poema, dándole un aparente dislocamiento. La temática vuelve a las épocas esplendorosas de la Odisea, la Ilíada, la Eneida, y a las leyendas de la Edad Media, con personajes mitológicos de hadas, duendes y silfos. La aparición del libro Azul, de Rubén Darío, muestra a los ojos cansados de España, la alegría juvenil de un poema distinto y valiente, cuya voz remueve los ámbitos poéticos de América y convence al viejo caballero español de que hay una nueva manera de hacer versos. Y Rubén Darío llama a esta revolución: EL MODERNISMO, y él se llama moderno. Todo cambia en el poema: los temas, la fonética, el vocabulario, la métrica. Se nota la evidencia de una influencia francesa. En este país hay una renovación a través de los Simbolistas y los Parnasianos. Paul Verlaine, Catulé Mendes, Baudelaire, etc, que atraen la atención de Darío y llenan de un perfume francés los versos del poeta nicaragüense. El español viaja a París y en los cafés y el bullicio del Barrio Latino, concibe “El Pájaro Azul”, “La Ninfa” y “El Velo de la Reina Mab”. Seres mitológicos aparecen en sus cuentos y el placer de vivir, en una excitante sensualidad, llenan de vida la belleza imponderable de todo lo que la rodea. España adopta finalmente la proclama modernista y el idioma español se engalana y recorre el continente de América, contagiando de fiesta a todos los países Hispanos: se declaran modernistas los que sintieron como propio el espíritu americano, incluidos Edgar Allan Poe Y Walt Whitman de Estados Unidos, Oscar Wilde, inglés, y Gustavo Adolfo Bécquer, español. En México, Díaz Mirón, Amado Nervo, Enrique González Martínez y Leopoldo Lugones en Argentina, se unieron a José Enrique Rodó, colombiano, Julio Herrera Keising, uruguayo y José Santos Chocano, peruano. Después de este jubileo americano, llega el siglo XX de guerras y exterminios masivos. El Holocausto y la bomba atómica amenazan con la destrucción de la humanidad. La literatura se enfrenta a cambios radicales. Los primeros cinco lustros fueron de continuidad del modernismo en la poesía y del realismo – naturalismo en la prosa. En México dieron frutos abundantes los poetas nacionales, especialmente Enrique González Martínez, Luis G. Urbina, Ramón López Velarde, Efrén Rebolledo y José Juan Tablada. Todos ellos, finalmente fueron apartándose de la tónica general y tomaron su propio camino. Suele llamarse a este grupo los POST- MODERNISTAS. Hasta aquí damos por terminado el repaso de más de cinco siglos de poesía para entender cuales fueron las principales escuelas en sus diferentes épocas. En el próximo capítulo, veremos más de cerca la escuela poética del siglo XX y sus derivados. Hasta entonces.

MAESTRO EN POESÍA: CÉSAR LUNA SOLAR.
JULIO DE 2002.

FORMAS POÉTICAS

El verso libre, la métrica y la prosa poética

En poesía existen principalmente tres formas poéticas: la poesía con medida o métrica, el verso libre y la prosa poética. Cuando un verso se escribe con una regularidad establecida, sujetándose al uso de sílabas contadas y llevando una rima en cuanto a la terminación de sus vocales y respecto a la acentuación,las palabras, se dice que se está haciendo poesía métrica.

Hay numerosos ejemplos de este tipo de poesía, y los más conocidos son los SONETOS, las DECIMAS, que son versos muy populares, LAS OCTAVAS, y las ENDECHAS. Esta última muy utilizada por la poetisa Sor Juana Inés de la Cruz. En nuestras páginas de Literana podrás encontrar varios ejemplos de poesía métrica
entre nuestros autores en la sección UNIVERSO DE LA POESÍA.

El verso libre es aquel que no se sujeta a normas pre-establecidas, y como su nombre lo indica, nace libremente al escribirse sin reglas, sin medidas y sin rima. Lo único que se le pide a este tipo de expresión para que se pueda considerar poesía es el ritmo, el cual se da gracias a la musicalidad del escrito, dada a la vez por el acento en las palabras; así también, se solicita que contengan palabras poéticas, como son las metáforas, el sineqdoque y otras que veremos más adelante. Este último no es muy necesario cuando se escribe poesía moderna tipo vanguardia, ya que en estos casos se carece de toda regla y exigencia, por lo que el poema solo expresa aquella situación que
nos sorprende estéticamente, y con esto, pues es suficiente para contarlo como poesía. Por supuesto que hay muchos defensores de las antiguas escuelas que se niegan a aceptar estas formas poéticas como verdaderas, sin embargo existen, y es un hecho su incorporación a la poesía, a pesar de que en ocasiones su lenguaje se salga de los conceptos tradicionalistas de lo que debe ser bello.
Por último, una nueva forma de hacer poesía es la llamada PROSA POÉTICA, la cual ha tenido mucho auge sobre todo entre los escritores jóvenes de la nueva generación. Consiste en un escrito, preferentemente en prosa, el cual es adornado bellamente con metáforas y otras palabras estéticas y relevantes que provocan el placer de quien las lee.

En las páginas de la revista, tenemos varios ejemplos también de verso libre, y prosa poética, en los trabajos de nuestros compañeros: Ver la sección de Universo Poético y buscar Azul, Poesía Urbana y Poesía de Silvia Tajc.
Bueno, eso es todo para la entrega de este mes. Hasta la próxima y espero que hayan aprendido.

MAESTRA EN LETRAS: SAFO DE LA CRUZ.
SEPTIEMBRE DE 2002.

POESÍA ESPAÑOLA

Introducción

La Poesía Española es tan extensa y abarca tantos periodos, que sería imposible tratar todos los temas en un curso de Taller de Poesía Breve como lo es el que se expone en estas páginas de la revista; lo que sí podemos hacer, y lo haremos, es introducir al estudiante a la magia de los orígenes de la poesía en idioma castellano, y posteriormente tocar varias corrientes importantes hasta nuestros días.

Comencemos pues por la poesía en la época medieval, la cual se dirigía hacia un público de “oyentes”. En los países de Europa, se habían constituido grupos de recitadores, músicos y cantores ambulantes, que recorrían los pueblos y eran conocidos con el nombre de “juglares”: Pero no fue sino hasta el siglo XII, en 1140, cuando se escribió el cantar de gesta más importante en idioma castellano. Me refiero al “ Cantar de Mio Cid” o Poema del Cid. Aclarando que Cid era lo mismo que decir Señor de cierta importancia y riqueza, el cual sirve al Rey de España en calidad de guerrero.

En esta historia, el Cid Rodrigo Díaz de Vivar, cae en desgracia ante los ojos del Rey de Castilla, Alfonso VI, quien lo destierra de su reino. Ha dejado en un monasterio a su esposa Doña Jimena y a sus hijas, Doña Elvira y Doña Sol. Mientras tanto, él se dirige a tierra de Moros, donde conquista territorios de la Alcarria y Aragón, vence al conde de Barcelona, hace que se rinda la ciudad de Valencia; todas estas hazañas hacen que se reconcilie con el Rey, quien finalmente le reconoce su valentía y gallardía, y le es restituida su fortuna así como se le permite reunirse nuevamente con su familia.

La belleza de los versos, así como la historia del caballero, asienta las bases de la narrativa histórica en España al describir las guerras con los moros de Granada. Posteriormente, floreció la cultura en los claustros y monasterios, y varios religiosos se dedicaron a escribir de temas diversos: algunos, no precisamente contemplativos, tocaron temas audaces para la época como el amor y las costumbres en la gente del pueblo. Un monje, el Arcipreste de Hita, hacia el año de 1330, da a conocer su “ Libro de buen Amor”, que toca dichos temas antes mencionados, además de fábulas populares y parodias así como canciones pastoriles, que estaban muy de moda en la época para enamorar muchachas.

Más tarde, habría de destacar en las letras, el conocido Marques de Santillana, famoso por sus serranillas, sonetos y el Conde Lucanor, conocido por sus textos cortos con moraleja. Otros poetas importantes de estos primeros años que habría de mencionar son: Gonzalo de Berceo, También monje, Gómez Manrique, sobrino del Marques de Santillana, y a su vez, sobrino de éste, el conocido Jorge Manrique, famoso por sus coplas a la muerte de su padre. En nuestro próximo número de Literana, iniciaremos un estudio un poco más extenso sobre la poesía española y continuaremos con el siguiente periodo destacado en las letras que corresponde al del Renacimiento, siglo XVI hasta el XVIII.

Recopilación de Datos. Maestra en Letras Safo De la Cruz.
Octubre de 2002.

POESIA ESPAÑOLA
SEGUNDA PARTE

RENACIMIENTO
SIGLO XVI

El Renacimiento en España conoce diversas épocas y matices, estrechamente ligados a los aconteceres históricos del país. Tenemos como el primero en introducir la métrica italiana en la poesía española, al poeta Juan Boscán, que aunque no fue un escritor genial, tuvo el buen gusto de la innovación. A su muerte, fueron editadas sus poesías junto con las de Gracilazo De la Vega, éste último conocido también con el sobrenombre de “ el soldado poeta”. Como ejemplo de su obra tenemos el siguiente fragmento de un soneto:

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende el corazón y lo refrena.

Entre sus continuadores, tenemos a Gutierre de Cetina y a Diego Hurtado de Mendoza. Del primero, es famoso su madrigal a “ unos ojos”:

Ojos Claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿ por qué, si me miráis, miráis airados?
Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡ Ay, tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.

Posteriormente, en la segunda mitad del siglo XVI, nos encontramos con un universitario, de cultura enciclopédica y gran conocedor de los clásicos. Nos referimos al gran poeta Fray Luis de León, que es un típico hombre del Renacimiento. Otra religiosa, muy conocida también y quien vivió contemporánea a Luis de León, fue la madre Santa Teresa de Jesús, de quien reproducimos los siguientes versos:

Vivo sin vivir en mí,
y de tal manera espero,
que muero porque no muero.

Aún así, las cumbres de la poesía mística, sólo fueron alcanzadas por San Juan De la Cruz, de quien son famosos su Cántico Espiritual, inspirado directamente del Cantar de los Cantares.

El siglo XVII da entrada en España a un florilegio en el cual numerosos escritores y poetas escriben prolíficamente para constituir el periodo llamado SIGLO o EDAD DE ORO, el que veremos con mayor detalles en nuestro próximo número de enero. Bien, hasta aquí hemos recorrido un pequeño espacio de la creación literaria. Hasta pronto y felices fiestas navideñas.

Maestra en Letras: Safo de la Cruz.
Noviembre-Diciembre de 2002

LA POESÍA ESPAÑOLA

RENACIMIENTO
SIGLO XVII

Continuando con el tema que nos tocó estudiar en diciembre pasado, ahora veremos a los autores del llamado SIGLO DE ORO ESPAÑOL, el cual marcó el florilegio de hombres sumamente brillantes, que nos dejaron un legado inmensurable a la humanidad Miguel de Cervantes, el gigante de la literatura española, sobresalió sobretodo como novelista, aunque también, como pocos lo saben, fue un gran poeta. Sus dos obras principales son: EL VIAJE AL PARNASO, y AL TUMULO DEL REY FELIPE II EN SEVILLA, el cual es un célebre soneto.
Posteriormente, se destaca ampliamente como la figura principal del Culteranismo, el afamado Luis de Góngora y Argote, siendo sus obras máximas FABULA DE POLIFEMO Y GALATEA y LAS SOLEDADES: En cuanto a técnica, sus sonetos se han calificado como insuperables, y los temas que trata describen la campiña, los agricultores y el amor, entre otros.
En esa misma época, tenemos a Lope de Vega, quien fuera rival de Góngora: Cultiva, dejándose llevar por su inmenso talento, los temas más variados para su inspiración, y así escribe poesía amorosa, bucólica, patriótica y religiosa, siendo su mejor obra la lírica.
Francisco de Quevedo, algo posterior a los anteriores, fue un gran erudito y hombre de acción, participando tanto en batallas como en recitales. Su obra es vasta, compleja y variada, y se ganó en vida muchas enemistades por su carácter pesimista, el cual lo hacía ser un crítico mordaz. Es muy conocido por su famoso soneto “ Era un hombre a una nariz pegado…”aunque se le consideró, con el paso del tiempo, como el mejor poeta amoroso que ha tenido España.
Es digna de mención, entre los americanos, la monja mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, quien vivió ya en el siglo XVIII y estuvo fuertemente influenciada por el Culteranismo. Son famosísimos sus sonetos amorosos; ese que dice “Hombres necios que acusáis a la mujer, sin razón…”en donde expone sus más íntimos sentimientos acerca del amor y del trato que los hombres de la época le daban a la mujer, cuestión profana altamente escandalosa en aquellos tiempos para una monja.
Con esta breve revisión de autores, cerramos este siglo y continuaremos con otros temas, no menos importantes, de la poesía universal. Hasta entonces…

Maestra Safo de la Cruz
Filosofía y Letras.
Enero de 2003.

LA POESÍA ORIENTAL
EL HAI-KU

Si algo caracteriza a la poesía oriental, es el Hai-ku. Consiste en una agrupación de pensamientos en la estructura de tres versos, siendo el primero y el último de cinco sílabas y el de en medio de siete, dando un total de 17 sílabas. Es difícil elaborar un hai-ku no sólo por las restricciones métricas que se solicitan, sino, sobre todo, porque implica adentrase a la magia y al misterio de los pueblos chinos y japoneses y todo lo que su cultura envuelve, totalmente ajeno al mundo occidental.
Los versos orientales son sencillos, se abocan a la naturaleza, a los paisajes, dando en ocasiones toques aislados de emociones íntimas, expresiones de vivencias directas, llenas de colores y frescura. Esta forma peculiar de la poesía, manifiesta más que nada, una expresión directa de la emoción profunda de la contemplación de lo vivo.
Otra peculiaridad del Hai-ku es que debe ser sin rima. Muchos son los que escriben intentos incluyendo asonancias o consonancias, que se salen de las estrictas reglas de elaboración de dichos poemas, sólo demuestran su falta de conocimiento sobre los mismos.
También debe ser sin título, de preferencia con indicación del KIGO, el cual designa una de las cuatro estaciones del año. La primera flor o primavera, es asociada con la Flor de Cerezo: el calor con el verano, la libélula con el otoño y la nieve con el invierno. Asimismo, cada estación del año también tiene su propio carácter de acuerdo a la sensibilidad del poeta: La primavera es la Alegría, el verano la Vivacidad, el otoño la Melancolía y el Invierno la Tranquilidad.
En términos poéticos, el hai-ku, también deberá evitar adornos y tratar de huir del razonamiento, capturando tan sólo un momento transitorio en la eternidad de los tiempos. Es un poema popular en el cual deberán usarse palabras de uso cotidiano y de fácil comprensión, y ante todo, respetar la sencillez.
Se le ha considerado como una imagen a través de la cual, el poeta se comunica con su lector. Por eso, no es válida la imitación, porque cada verso pertenece en exclusiva a su creador.
Así pues, aquel que desea consagrarse en todos los campos de la poesía, deberá intentar elaborar por lo menos, un buen hai-ku en su vida.

FEBRERO 2003

Recopilación de datos;
Maestra en Letras
Safo de la Cruz.


MANUAL DE TÉCNICA POÉTICA


POR BERTHA SÁNCHEZ

TRUCOS PARA HACER POESÍA...

1.- ¿ Qué es la poesía?

Existen numerosas formas para definir la poesía; el mismo Adolfo Bécquer decía en uno de sus poemas más famosos; poesía, eres tú…En el diccionario encontramos que la poesía es un arte en el cual se evocan y se sugieren sensaciones, emociones e ideas mediante un lenguaje determinado y con ciertas reglas para escribirlas.

2.- ¿ Qué es un poema?

En forma concreta, se podría decir que un poema es la expresión de una serie de estados de ánimo, plasmados sobre el papel con fuerza y entusiasmo. Pero es algo más: En un poema no se transmite información. El autor genera sensaciones que tocan al sentimiento y a la emoción.

3.- ¿ Cómo se escribe un poema?

Hay quienes afirman que existe la inspiración divina, sin embargo, para lograr ensalzar el lenguaje sobre el mismo universo de palabras ya conocidas, es necesario crearse un oficio. Con esto, podemos decir que el trabajo del poeta es disciplina, cuya meta será la de dominar los artificios deseados con el mínimo de enunciados.

4.- ¿ Cómo puede ser la poesía?

La poesía puede ser métrica o libre, es decir, puede estar escrita con reglas y medidas, por eso se le llama MÉTRICA, o simplemente puede escribirse con base a la inspiración y al uso de palabras poéticas como las metáforas y otras, y así se dice que es LIBRE.

5.- ¿ Cuáles son las divisiones de la poesía?

Para fines didácticos, existe una división de la poesía en tres grandes ramas:

- POESÍA ÉPICA
- POESÍA DRAMÁTICA
- POESÍA LÍRICA

Todas se caracterizan por la regularidad métrica y el uso de las metáforas.

6.- ¿ Qué es la poesía métrica?

Llamamos poesía métrica cuando organizamos un poema en versos con medidas. La métrica o versificación, es el arte que trata de la medida de los versos en el poema. En cada verso, las palabras se van organizando en unidades compuestas por medida y cadencia.

7.- ¿ Qué es una metáfora?

Es un tropo que consiste en usar palabras con un sentido diferente al propio en virtud de una comparación tácita. El tropo a su vez, es una forma de lenguaje que se utiliza en sentido figurado, con el objeto de dar mayor colorido y variedad a nuestras expresiones.

8.- ¿ Cómo está constituido un poema?

Un poema está constituido por un número indefinido de versos. Por ejemplo:

VERSO l Dos cuerpos frente a frente
VERSO 2 son a veces dos olas
VERSO 3 y la noche es océano.

VERSO 4 Dos cuerpos frente a frente
VERSO 5 son a veces dos piedras
VERSO 6 y la noche es desierto.

VERSO 7 Dos cuerpos frente a frente
VERSO 8 son a veces raíces
VERSO 9 en la noche enlazadas.

VERSO 10 Dos cuerpos frente a frente
VERSO 11 son a veces navajas
VERSO 12 y la noche relámpago.

VERSO 13 Dos cuerpos frente a frente
VERSO 14 son dos astros que caen
VERSO 15 en un cielo vacío.

Octavio Paz,
mexicano.

9.-¿ A qué se refiere cuando decimos: procedimientos poéticos?

Los procedimientos poéticos nos permiten dominar el oficio de escribir, y en función de ellos se corrige un escrito. También nos hacen capaces de utilizar los llamados recursos poéticos con los cuales se logra combinar, dosificar y constituir cada verso de modo peculiar y significativo. En esto, habría de recalcar la importancia de economizar el lenguaje con el fin de decir lo máximo posible con lo mínimo posible: menos es más.

10.-¿ Cuáles son los pasos para escribir un poema?

- 10.l: En primer lugar, tenemos la generación del poema a partir de una idea, una palabra o de un recuerdo-
- 10.2: Posterior a este arranque, viene la preocupación personal o social que nos provoca escribir dicho poema-
- 10.3: Seguido, nos encontramos buscando las técnicas adecuadas para poder expresar en palabras nuestros deseos-
- 10.4: Para poder lograr dominar dichas técnicas, es aconsejable leer poesía escrita por autores consagrados y cuestionarnos sobre porqué preferimos más a unos que a otro. De esta manera descubriremos algo muy importante; lograremos identificarnos con las palabras y estas con procedimientos, los que nos permitirá escribir con un estilo propio-

11.- ¿ Cuáles son los planos en el poema?

Se delimitan cuatro planos principales:

1.- Plano Fonológico; se refiere al sonido, los fonemas, la acentuación y su significado. Abarca el ritmo y la rima.
2.- Plano Sintáctico; es en cuanto a la estructura del poema, la forma de ordenar las palabras en el mismo.
3.- Plano Léxico; se concreta al valor general y particular de las palabras.
4.- Plano Semántico; hace alusión al significado de las palabras, y en estos quedan comprendidos:

a) El asunto del poema.
b) Las figuras retóricas como la metáfora, la ironía, la paradoja, sinécdoque, etc.
c) Los campos, que pueden ser de acuerdo al tema tratado: ideológico, discursivo, etc.

12.-¿ Qué se hace en un taller de poesía?

Se introduce al alumno con el fin que éste pierda el miedo a las palabras y aprenda a utilizarlas, en un juego de libertad aparente, aunque en el fondo el objetivo es llegar a dominar perfectamente el lenguaje, la forma y el contenido de las mismas.
A continuación pondremos unos ejemplos prácticos:

Ejercicios:

1.- SUSTANTIVOS Y ADJETIVOS: Se pide al alumno que escriba espontáneamente, utilizando solo sustantivos y adjetivos, una o dos cuartillas.
2.- VERBOS: Se escriben verbos conjugados en diferentes tiempos y modos, una o dos cuartillas.
3.- MEZCLAR: De los dos ejercicios anteriores, tomar de 3 a 6 palabras de sustantivos y adjetivos y combinarlas con 3 o 6 verbos del segundo paso.
NOTA: Tratar de escribir combinaciones lógicas. En un principio no conviene tratar de saltarnos las reglas gramaticales, sobre todo cuando es uno neófito en el asunto de versificar.
4.- TITULACIÓN: Por último, pongamos un título a todo lo que no lo tiene, tratándonos de basar en la temática orientada por las palabras escritas.

Nota de la autora: En defensa del verso libre.

Para aquellos escépticos poco amantes del verso libre moderno, transcribo literalmente una opinión al respecto:

“ No lo creo, en todo caso es una innovación; el nuevo verso libre del Siglo XXI con una que otra rima salpicada por ahí. Es válido hacer modificaciones y en ninguna parte está escrito que se deba sujetar a reglas. Si bien en su momento constituyó una novedad el prescindir de la rima y hacer un poema casi en prosa, podría haber llegado la hora de volver a utilizar la rima guardada, siempre y cuando no caiga en cacofonía y guarde la armonía del poema en sí.
En el arte se vale transgredir; así como alguna vez alguien hizo caras con cubos, ahora podemos hacer cubos con caras ¿ cuál es el problema?”

PARA LA REDACCIÓN DE LITERANA
OCTUBRE 2003


i n i c i o