UN PLANETA DEVASTADO
POR EL POETA SALVADOR MIRANDA


En este devenir que languidece,
que vibra en corazones juveniles,
lo que era claridad, ya se oscurece
y lloran por sus flores los abriles.

Hoy nada se parece a lo de antaño,
pues todo evoluciona con premura.
A veces inconsciente se hace el daño,
que sufre al nacer ya la criatura.

La tala del humano se ha sentido,
y el llanto se apodera de los huertos,
lo hermoso de la selva ya se ha ido,
y los bosques más frondosos, yacen muertos.

Abajo se ha venido el optimismo,
al ver tanta inconciencia merodear;
Con gala se presenta el egoísmo,
haciéndose patente su accionar.

Un mundo en la tragedia sumergido,
con las alas caídas hasta el suelo.
En mi entorno con sabor empedernido,
se respira por doquiera el desconsuelo.

Si es que todos decidimos rescatar,
al planeta que se encuentra dividido,
lograremos nuestra vida redoblar,
aunque todo se perciba ya perdido.

Un planeta devastado por el hombre,
por la gula y el olor de las monedas;
da tristeza mencionarlo por su nombre,
porque inmerso se debate entre humaredas.

SALVADOR MIRANDA GARCIA
ENERO 2003.

 



«Back.